Aproveche su estancia en Béziers Méditerranée y su ubicación ideal para descubrir todas las joyas de sus alrededores, porque los tesoros no entienden de fronteras.

Al oeste, viaje a la época de los trovadores y visite la ciudad medieval de Carcasona con sus murallas y su castillo condal. Un poco más al sur, todavía en el departamento del Aude, otra buena opción para descubrir es Narbona, ciudad romana por excelencia con su "petit canal", el Canal de la la Robina, y su catedral.

Hacia el noroeste entrará en el interior de la región y le aconsejamos que haga un alto en el pequeño pueblo de Roquebrun por su jardín mediterráneo o para realizar un descenso por el Orb en canoa-kayak, así como en Minerve, uno de los pueblos más hermosos de toda Francia.

Para los más urbanitas, rumbo al oeste hacia la "capital" regional, Montpellier, que está llena de atractivos para toda la familia (zoológico, museos, acuario, jardines), mientras que los entusiastas de la historia o del teatro se deleitarán con la visita a Pézenas, la localidad de un tal Jean-Baptiste Poquelin, (más conocido como Molière), calificada también como "ciudad anticuario".

Por último, disfrute del noreste del departamento con su familia visitando lugares espectaculares: el lago de Salagu, el circo de Mourèze y Saint-Gilhem le Désert para los amantes de la naturaleza y de los espacios abiertos. Los más urbanitas disfrutarán de Agde, ciudad antigua y destino turístico principal de Europa con su "Cap d'Agde", o incluso Sète, "la isla singular", ciudad de pescadores.