Occitania, tierra de historia


Tierra de tránsito, tierra de acogida, tierra de conquista marcada por su historia, desde la Antigüedad hasta nuestros días. Un patrimonio rico nacido de una lengua: el occitano. Propagada, traspasada, sublimada por el amor cortés que inventaron los incansables poetas occitanos: los trovadores. Sincera y generosa, llena de colores, espontánea y viva, Béziers Méditerranée la occitana está muy arraigada a su tierra, en la encrucijada entre Provenza, Cataluña y la región tolosana. Cabe destacar que "Le Breviari d'amor", la mayor obra jamás escrita en occitano en 1288 (35 600 versos), nació bajo la pluma de Matfre Ermengaud, un trovador de Béziers que luego se hizo monje franciscano y jurista.  

 

Terre d'ovalie: "Aquí, aquí, es Besiers!"

La gente de aquí es muy luchadora y a veces muy brusca (de ahí quizás su inclinación por el rugby), pero está llena de saber y de historia. También hay una historia deportiva: la Association Sportive Biterroise es el tercer club más laureado del rugby galo (11 títulos de campeón de Francia, detrás del Stade Français (14 títulos) y del Stade Toulousain (18). 

El "grand Béziers" de los años 70/80 debe su éxito a una generación excepcional de jugadores (Richard Astre, Armand Vaquerin...) y a su entrenador: Raoul Barrière. La ASBH juega hoy en la división Pro D2 en el Stade de la Méditerranée (apelado "la concha") y posee una escuela de rugby y un centro de formación de donde salieron por ejemplo los actuales internacionales Dimitri Szarzewski y Yannick Nyanga. Durante todo el año, un pueblo completamente fiel a los colores rojo y azul hace que el estadio ruja los días de partido. 

 

 

Feria de Béziers

¿Por qué ocultarlo? ¡Béziers Méditerranée sabe hacer fiestas como nadie! Aquí uno juega, canta, baila, come, se divierte, pero nunca sin un motivo. Bajo un alegre desorden siempre se esconden ritos o reglas del juego: unas fiestas arraigadas, como la vid, que sacan la vivacidad de la tierra. 

Súmele a esto una lejano y ferviente parentesco con España y tendrá la razón por la que la plaza de toros y la tauromaquia son parte de la cultura local. Plazas de toros en Béziers, ha habido varias. Pero la de Castelbon de Beauxhostes, inaugurada en 1897, da a Béziers su fama de "Sevilla francesa". Aquí han toreado los matadores más grandes: Luis Miguel Dominguín, El Cordobés, Nimeño II, Espartaco, Richard Milian, Sebastián Castella... A su vez, en toda la ciudad espectáculos, bodegas, desfiles, "casitas" y conciertos transforman el fin de semana del 15 de agosto en una fiesta gigantesca.

Pescador, siempre amarás la mar 

Bello y eterno, el Mediterráneo da a luz aquí todos los días a la primera mañana del mundo. Para vivir ese momento mágico, escápese a las playas de arena y a las dunas más altas del Mediterráneo francés. Busca en los embarcaderos del Orb las pequeñas pesquerías y sus trampas de peces vivos. Familiarícese usted mismo en un barco de recreo con la pesca, o simplemente recoja mejillones, navajas, erizos de mar o percas, para probar este Mediterráneo siempre vivo y generoso.