El territorio posee multitud de productos gourmet, lugares imprescindibles, especialidades regionales por descubrir durante sus viajes. Porque recorrer el viñedo es sinónimo de vivir, oler, degustar y saborear.