Feria de Béziers

La feria de Béziers se celebra anualmente en el mes de agosto y es el mayor acontecimiento estival de toda la región Mediodía-Pirineos/Languedoc-Rosellón, congregando a casi un millón de personas.

La plaza de toros y sus famosas corridas son el corazón de la feria. Cuando estas terminan, sobre las 20:00, el centro de la ciudad se viste de fiesta en torno a las bodegas y las "casitas" con un excepcional ambiente. La animación tampoco falta en el famoso "Village Equestre", que incluye una amplia selección de espectáculos. Todo ello al son de la música callejera. Y hasta la madrugada, el flamenco inunda Béziers "la sevillana".

Plaza de toros

El toreo cuenta con el reconocimiento del territorio desde hace lustros. Las asociaciones y clubs de aficionados a la tauromaquia forman parte integral de la identidad de Béziers Méditerranée. Y es que la plaza de toros de Béziers, inaugurada en julio de 1897 y apodada "la Sevilla francesa", ha visto pasar a los más grandes: Luis Miguel Dominguín, El Cordobés, Espartaco, Antonio Ordoñez, Paco Ojeda, Nimeño II, Richard Milian, Enrique Ponce... y Sebastián Castella, la estrella local, que tomó su alternativa en agosto de 2000 en "su" plaza de toros y que hoy se disputan todos los cosos taurinos del mundo.

Pero la pasión taurina va siempre vinculada a la inmensa fiesta que, cada verano desde hace más de 40 años, congrega en Béziers a cientos de miles de personas de Languedoc y de fuera de la región: la Feria. Vestidos de blanco y rojo, los fiesteros cantan, comen, beben, bailan, asisten a decenas de espectáculos, se echan a las bodegas y "casitas"... La Feria es a Béziers Méditerranée lo que el carnaval es a Venecia o a Río.
 

Consulte aquí el programa completo de la feria de Béziers 2019