Hay que tener en cuenta que Béziers es el 2º mayor sector protegido de Francia después de París. Desde el anfiteatro antiguo hasta la plaza de toros, todo tiene influencias romanas. Desde la catedral hasta Les Allées Paul Riquet, flota en el ambiente el recuerdo de los pueblos medievales y la cruzada albigense. Y en los alrededores Béziers la triunfadora del siglo XIX muestra su patrimonio vinícola y sus bellas fachadas haussmanianas. Place du 14-Juillet, la casa natal de Jean Moulin coquetea con la mediateca de la universidad, la IUT. Y en las riberas del Canal del Mediodía solo podemos inclinarnos ante el genio de un tal Paul Riquet. En todos los rincones hay otro Béziers que se cuenta a través de sus historias, sus vidas y sobre todo, sus lugares preferidos. ¡Qué ciudad!